Contraatacar con algo personal, o simplemente insultar a lo idiota por no tener ningún argumento válido…

Por Adrián GARCÍA ESTRADA

Tan fregón que te sientes y con tan poca cosa te hieren, cuando el globo de tu ego es tan grande cualquier alfiler te truena, por eso te tomas todo personal, crees que todo gira en torno a tu sentir, quieres recibir puros halagos y con una sacadita de lengua te tiras al piso.

Desde pequeño me molestaba cualquier tipo de burla y cuando alguien lo hacía se convertía en mi “enemigo mortal”, así, desde mi inocencia se fue generando resentimiento hacia cualquier persona que yo creía se reía de mí.

Las reacciones inmediatas ante situaciones así eran dos: contraatacar con algo personal, o simplemente insultar a lo idiota por no tener ningún argumento válido que me ayudara a cubrir el malestar que las palabras de alguien más generaban en mí.

Frases comunes eran las siguientes: ese estúpido me quiere humillar, que ni crea esa niña, morra o mujer (dependiendo la etapa de vida) que me va a tener como su idiota, incluso terminar a golpes con otro tipo sólo por una mirada que no me gustaba, esa clase de intolerante era yo.

Con el tiempo y después de varias guerras me di cuenta de que el problema estaba en mí, que me dolía la burla porque yo mismo no creía en mí, llámalo inseguridad o baja autoestima, pero estar [email protected] contigo puede radicar en no ser lo que otros creen que debes ser.

Ideas ignorantes con las que muchos crecimos donde nos decían que llorar o mostrar tu lado sentimental te hace débil, ¡que estupidez!, si algo te duele o molesta dilo, no te guardes nada.

¿qué chingados importa que piensen los demás?, es más cobarde escudarte tras mil máscaras y atacar, que decir lo que realmente pasa en tu mente, lo que habita en tu consciente.

Aprende a reírte de las cosas, pero por diversión, no por querer ser aceptado, no te conviertas en el payaso de nadie, tú decides la función que le dará risas a tu vida, muchos de los ataques en tu contra serán perpetrados por personas con bastantes demonios que manejan sus acciones, tú sabrás si les das quebrada de joderte o simplemente te haces a un lado para que el veneno se vaya de largo.